domingo, 16 de junio de 2013

Atentamente, la niña de Marte.

Llegó una tarde de otoño y ya han pasado muchas primaveras desde que decidió quedarse. Ha vivido en la Tierra añorando un poquito cada día su planeta, y aunque busca como volver, algo la invita a quedarse.
La niña de Marte escribe con estrellas desde el día que te conoció y recordó la ingravidez de su planeta con sólo mirarte.Ha descubierto que en tus ojos se encuentra su casa, y en tu boca se promete la falta de oxígeno que tanto añoraba.
 Aún guarda bajo su colchón-nave espacial- el mapa de galaxias que os quedan por descubrir, y promete recorrer toda la vía láctea que forman los lunares de tu espalda si decides cerrar los ojos y volar con ella.
La niña de Marte llora cometas y busca estrellas fugaces capaces de cumplir los sueños que le quedan, vive agarrándose al espacio y hallando sólo vacío en el agujero negro de tus pupilas. Bendita autodestrucción.
No se rinde. A veces mira al cielo, y encuentra una supernova capaz de prometer un amanecer con dos soles, uno en la ventana y otro en su cama.
 Ella no entiende de kilómetros, de horas, de años luz o yo que sé más. A ella no le importan ni la distancia ni el tiempo. Ella lo mide todo en abrazos y momentos.
Le gusta esconderse en los rincones de tu universo. Si algún día no la encuentras, o la hallas distante, búscala en tu sonrisa, en tus pestañas, en la curva de tu cuello,en tus rodillas...
No te des por vencido, no creas que se ha ido...
Cuando menos te lo esperes puede aterrizar en tu boca.

4 comentarios:

  1. Que bien escribes, en serio. Me fascina saber que has publicado algo nuevo, entrar y leer esto, es lo más, te lo digo yo :)

    ResponderEliminar
  2. Aún no había tenido la oportunidad de leer nada tuyo, no sé si por olvido o por pereza, pero como acabas de pasar el link por Twitter me he dicho, ¿por qué no?, y lo cierto es que no me arrepiento. Me encanta esa forma de escribir, y el relato es hermoso. Creo que, en fin, refleja bien lo perdida que se puede sentir una a veces, más tú, por lo que estás pasando.

    Fantástico, cariño, a ver si leo más cosas así, que falta hacen en este mundo.

    ResponderEliminar