jueves, 10 de julio de 2014

Por amor al arte de verte sonreír.

Contigo he entendido que la magia existe.
Que nace cuando tus dedos rozan un lápiz y retienen el arte
dibujándome la vida de mil colores,
trazándome con tus labios en los míos
una obra maestra de felicidad desnuda.

Que me maten si el amor no es este "querer tenerte siempre",
estas ganas de ser mejor por ti,
de tener los brazos más fuertes para abrazarte mejor
de querer estar más cerca, aún más cerca
tanto que no puedas respirar.
Quiero respirarte.
Quiero llenarme de ti los pulmones,
porque en el corazón ya te llevo,
y en la piel te me has tatuado
con cada beso que aun no me has dado.

Y quiero inspirarte.
Quiero servirte de musa egoísta
en cada una de las obras que hagas.
Quiero acaparar tu inspiración
igual que tú monopolizas las palabras de
mis pobres versos,
como la marea cuando sube y ocupa la playa,
pareciendo no ir a abandonarla nunca.


2 comentarios:

  1. La vida de musa es genial.
    ¿Quién no quisiera serlo por siempre?

    ResponderEliminar
  2. ¿Quién no quisiera siquiera serlo?

    ResponderEliminar